No te pierdas

5 consejos para enviar un manuscrito a una editorial

Si tienes un libro terminado y estás pensando mandarlo a una editorial, me gustaría contarte unas cosas que pueden serte útiles. Pero antes, quiero que te pongas en el lugar de la persona que va a recibir tu trabajo. En una editorial se pueden recibir entre 10 y 30 propuestas a la semana (o más, antes de las ferias). Imagina al editor, rodeado de montones de manuscritos que no tiene tiempo de leer. Es difícil sobresalir, por eso es importante lo que te voy a contar.

1. Asegúrate de que el original que tienes es tu mejor versión

Para saber si lo es te sugiero que te hagas todas estas preguntas:

  • ¿Se entiende lo que te habías propuesto contar?
  • ¿El principio engancha?
  • ¿Es demasiado largo? ¿Se podría recortar?
  • ¿Es demasiado corto?
  • ¿La historia es verosímil? (Esto no es lo mismo que «realista». No tiene por qué ser realista, pero sí tiene que ser verosímil).
  • ¿Los personajes que aparecen tienen una función en la historia?
  • ¿Aparecen personajes en la primera página que luego no volvemos a ver?
  • ¿El tono está en consonancia con la historia? ¿O unas partes son casi poéticas, por ejemplo, y el resto parece un ensayo?

2. Dáselo a leer a personas que te den su opinión honestamente o a un corrector profesional.

No se lo des a amigos que te van a decir que eres un genio. Dáselo a alguien en quien confías y que sabes que te dirá la verdad. Tampoco está de más que un corrector lo lea, haga sugerencias y corrija erratas, ponga comillas, sangrados, formato de los diálogos, etcétera.

3. Pregúntate quién va a leer tu obra

Es una pregunta difícil de responder y no vale decir «público general». Hay que intentar reducir un poco y matizar.

¿Has escrito una novela de amor dirigida sobre todo a mujeres? (Aunque nos dé un poco de rabia reconocerlo…). ¿Has escrito una policiaca? Puede abrirse a un público más general. ¿Has escrito una de ciencia ficción? ¿Quién lee ciencia ficción? ¿Qué se está vendiendo? ¿Qué está en la lista de más vendidos?

¿No sabes responder a estas preguntas? Hoy día, una búsqueda en Internet ayuda muchísimo. Puedes encontrar mucha información sobre lo que se está leyendo, sobre lo que gusta y lo que no. También puedes ir a la librería de tu barrio y hablar con el librero.

4. Investiga qué editorial publica este tipo de libro

La segunda cuestión que hay que plantearse es ¿adónde mando mi novela, mi ensayo o mi libro de cuentos?

No mandes tu libro a cualquier editorial ni lo mandes a todas ellas. Infórmate de lo que publica cada una. Una vez más, Internet es una forma estupenda, pero tu librero también te puede ayudar. Después hazte una lista de las que te parece que pueden encajar y empieza por las más importantes (o las que más te apetecen) para ir bajando a las de menor presencia (o que te apetecen menos).

5. Elabora una propuesta editorial.

Esto es algo que una editorial agradece muchísimo y que en España no se suele hacer, pero en el resto del mundo es algo obligado. Es tu carta de presentación y la de tu libro. Es como un informe de lectura que ayudará enormemente al editor que va a recibir tu manuscrito.

La propuesta debe contener:

  • Una breve explicación de la novela. Se trata de explicar el propósito de la historia y de qué trata en una frase.
  • Por qué es mejor la tuya que todas las demás. Tienes que señalar en qué se diferencia, cuál es su punto de originalidad. Puedes compararla con algún libro que ha sido un éxito o con un clásico, para que el editor entienda de qué género, estilo, tono, etcétera, se trata.
  • Un resumen. Un resumen bien escrito, pero no necesariamente literario. Dos folios o tres en los que cuentes lo que ocurre en la novela, de modo que el editor sepa inmediatamente si ya tiene, efectivamente, seis novelas sobre lo mismo o ésta tiene un elemento muy diferenciador. No olvides contar el final. Aquí no importa fastidiarle la historia al editor. Al revés, es interesante contarle todo para que ya sepa a qué atenerse.
  • Un ejemplo de escritura. No hace falta mandarla entera. Se pueden mandar unos capítulos. Si al editor le interesa, te pedirá el resto.
  • Quién eres. Muy brevemente, explica a qué te dedicas, si tienes otras cosas publicadas, ya sean artículos o libros. No más de 15 o veinte líneas.

En realidad, son 6 consejos y este último es de los importantes:

6. No te desesperes y ponte a escribir la siguiente

Una vez hecho todo esto, toca esperar. Una editorial puede tardar hasta un año en responder, pero no hay que ponerse nervioso ni tirar la toalla. Cuando hayan pasado tres meses, puedes llamar, escribir, y preguntar qué está pasando.

Pero no seas pesado. Recuerda esa imagen del pobre editor enterrado bajo una montaña de manuscritos. Caerle mal de entrada sería un punto negro en tu historial.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: