No te pierdas

Sobre mí

Estudié Historia Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid, pero a mí lo que me gustaba de verdad era la lengua y la literatura. Todos mis trabajos han estado relacionados con las palabras.

Mi primer trabajo en una oficina fue en Historia 16, del desaparecido Grupo 16. Allí aprendí el oficio de correctora y editora de textos, y a trabajar con los autores. Muchos de ellos habían sido mis profesores en la Universidad y yo tenía que corregir sus escritos. Era un poco aterrador, pero salí con bien del trance y estuve en Historia 16 tres años.

Me marché a Estados Unidos donde hice un Máster en Periodismo en la Universidad de Boston y trabajé como traductora y redactora. Al regresar a España, volví a Historia 16, donde trabajé otros dos años y pico, y después entré en una empresa de reportajes periodístico-publicitarios, que se llamaba Global Press. Vender la publicidad se me daba fatal y terminé coordinando los textos de todos los publirreportajes. Tras esta experiencia, trabajé varios años como editora y traductora autónoma para Espasa, Temas de Hoy, Grijalbo-Mondadori, la Fundación García Lorca, La Residencia de Estudiantes, Disney España…

Volví al mundo de las oficinas para ser editora de las colecciones de no ficción de Cátedra y allí me reencontré con algunos autores de Historia 16 y conocí a otros. Hice libros de música, de cine, de arte… Una maravilla; trabajar en Cátedra fue un verdadero lujo y un aprendizaje mejor que cualquier Máster.

Después tuve la enorme suerte de entrar en Taurus (hoy integrado en Penguin Random House). Fue otro lujo. Conocí a hispanistas de la talla de Geoffrey Parker —cuyos textos maravillosos había estudiado en la carrera y después había traducido para Historia 16—, John Elliott y Jonathan Brown. Edité textos de Santos Juliá, Juan Pablo Fusi, Fernando Savater y Adela Cortina. ¿Quién puede pedir más?

La última editorial en la que trabajé fue Planeta, donde durante casi ocho años seguí aprendiendo los trucos del oficio de editor y conociendo a gente interesante como Antonio Mingote, Forges, José María Marco, Pilar Urbano, Reyes Calderón o Hugh Thomas. Hice libros con políticos, que fue una experiencia completamente nueva y casi tan aterradora como corregir los textos de mis profesores. Trabajé con Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Rosa Díez, Santiago Carrillo y Manuel Fraga, entre otros. También con personajes curiosos como Erik el Belga o periodistas reconocidos como María Teresa Campos y Paloma Gómez Borrero. A todos los recuerdo con cariño, con algunos mantengo el contacto y de todos aprendí mucho.

Ahora vuelvo a ser autónoma. Escribo, traduzco y edito desde casa para diversas empresas y editoriales; y ayudo a autores que quieren escribir y publicar, mientras intento escribir mis propios textos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: