No te pierdas

Sobre mí

Estudié Historia Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid, pero a mí lo que me gustaba de verdad era la lengua y la literatura. Curiosamente, todos mis trabajos han estado relacionados con las palabras. Empecé dando clases particulares de inglés a niños y traduciendo para Temas de Hoy, en sus inicios, cuando lo acababa de inventar Ymelda Navajo. También las palabras fueron importantes en mi trabajo de guía turística en la Fundación Ortega y Gasset. Llevaba a americanos de la tercera edad de aquí para allá, y me pasaba el día contándoles cosas, entreteniéndoles con palabras.

Mi primer trabajo en una oficina fue en Historia 16, del desaparecido Grupo 16, fundado por Juan Salas. Allí aprendí el oficio de corrector y editor de textos, y aprendí a trabajar con los autores. Muchos de ellos habían sido mis profesores en la Universidad y yo tenía que corregir sus escritos. Era un poco aterrador, pero salí con bien del trance y estuve en Historia 16 tres años.

De ahí me marché a Estados Unidos a hacer un Máster en Periodismo escrito en la Universidad de Boston y trabajé como traductora y reportera en varios periódicos. Al regresar a España, volví a Historia 16, donde trabajé otros dos años y pico, y después entré a trabajar en una empresa de reportajes periodístico-publicitarios, que se llamaba Global Press. Vender la publicidad se me daba fatal y terminé coordinando los textos de todos los publirreportajes. Tras esta experiencia, trabajé como free lance unos años y colaboré con Espasa, Temas de Hoy (de nuevo), Grijalbo-Mondadori, la Fundación García Lorca, La Residencia de Estudiantes, Disney España…

Volví al mundo de las oficinas para ser editora de las colecciones de no ficción de Cátedra y allí me reencontré con algunos autores de Historia 16 y conocí a otros. Hice libros de Rock n’ Roll para la maravillosa colección Rock Pop —que ya no existe—, y libros para la colección de Historia. Hice libros de cine, de arte… Una maravilla; trabajar en Cátedra fue un verdadero lujo y un aprendizaje mejor que cualquier Máster.

Después tuve la enorme suerte de entrar en Taurus, del Grupo Santillana (hoy integrado en Penguin Random House). Fue otro lujo. Conocí a hispanistas de la talla de Geoffrey Parker —cuyos textos maravillosos había estudiado en la carrera y después había traducido para Historia 16—, John Elliott y Jonathan Brown. Edité textos de Santos Juliá, Juan Pablo Fusi, Fernando Savater y Adela Cortina. ¿Quién puede pedir más?

La última editorial en la que trabajé fue Planeta, donde durante casi ocho años seguí aprendiendo los trucos del oficio de editor y conociendo a gente interesante como Antonio Mingote, Forges, José María Marco, Pilar Urbano, Reyes Calderón o Hugh Thomas. Además, volví a trabajar con Geoffrey Parker. Hice libros con políticos, que fue una experiencia completamente nueva y casi tan aterradora como corregir los textos de mis profesores. Trabajé con Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Rosa Díez, Santiago Carrillo y Manuel Fraga, entre otros. También con personajes curiosos como Erik el Belga o periodistas reconocidos como María Teresa Campos y Paloma Gómez Borrero —que murió repentinamente en marzo de 2017—. A todos los recuerdo con enorme cariño, con algunos mantengo el contacto y de todos aprendí mucho.

Ahora vuelvo a trabajar como free lance. Escribo, traduzco y edito desde casa para diversas empresas y editoriales; y ayudo a autores que quieren escribir y publicar, mientras intento escribir mis propios textos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: